Sobre mi

Vos sos la razón por la que hacemos lo que hacemos

Cómo ayudaste Nuvoles a hacerse realidad

Todo gira alrededor de nuestrxs clientes…que son mucho más que eso!  

Tus gustos, necesidades, ideas e, incluso, opiniones, son un insumo precioso e imprescindible para dar forma a cada uno de nuestros modelos y colecciones.

~Noemi Snell

Antes de crear Nuvoles, buscaba constantemente carteras que nunca encontraba! Las ideas que tenía en mi mente nunca se reflejaban en ningún escaparate de las tiendas.

La artesanía (o sea el arte y técnica de fabricar o elaborar objetos o productos a mano, con aparatos sencillos y de manera tradicional) siempre ha sido una de mis pasiones. Durante los años en que estudié y me licencié de antropóloga, al mismo tiempo me diplomé de ilustradora infantil y escultora de madera.

Al llegar a la Argentina, país rico en ofertas didácticas para aprender muchos aspectos de diferentes oficios, estudié un año de mordería de ropa. Así que, al necesitar un bolso y a tener muy claro cómo debía de ser, el paso a hacerlo yo misma fue muy breve.Unos meses más tarde, una colega en la oficina lo vio, le gustó y consultó adónde conseguirlo. Orgullosamente le contesté que lo había hecho yo y con mi gran sorpresa, me preguntó si podía hacer uno por ella también. 

Muchas colegas y carteras después, nació Nuvoles.

Me preocupaba de que tal vez yo fuera la sola en tener necesidades distintas.

Pero luego…Cada vez más personas empezaron a pedirme de crear con ellas piezas únicas y diferentes. Fue así que empecé a darme cuenta de la presión ejerce la sociedad en que vivimos, para que nos conformemos con lo que nos ofrece “el mercado”: la mayoría de las veces objetos hechos en serie, que solo en parte coinciden con nuestros gustos, de baja calidad, planeados para consumirse al corto tiempo, acompañado por el anonimato del quien vende y quien compra, mero extremos de una transacción comercial.

Las ganas de crear objetos que reflejaran exactamente las necesidades y gustos de sus duenxs, que pudieran ayudar en la vida cotidiana, hechos para durar y recopilar recuerdos con sus propietarios, en un ámbito donde cada persona no fuera solo unx “clientx”, si no que una persona especial y única, fueron sostenidas por aquellxs que comparten mi visión, pero no mis destrezas manuales.

Solo que…el camino resultó un poco más complejo de lo que imaginaba.
El producto terminado no se ajustaba a mis buenas intenciones y mis deseos. Si bien todxs lxs clientes estaban conformes con sus Nuvoles, a mi criterio el producto final era demasiado “rustico”. Entonces comencé a estudiar marroquinería y al mismo tiempo a buscar algún profesional de la costura.

Pasaron años hasta ampliar mis conocimientos, entender que la confección definitivamente no era lo mío y encontrar la persona perfecta, pero hoy puedo decir de haber alcanzado el nivel que pretendía ofrecer.

En ese momento, el temor… que a nadie le gustaran mis creaciones, o que no fueran lo suficientemente buenas, me detuvo, pero luego recordé un marcador de libro que mi madre tenía y que decía: “¡Sin agallas no hay gloria!”. Sabía que podía ayudar a las personas a ser creativas y expresarse, creando conmigo, sus accesorios, únicos, duraderos y útiles.

A pesar de todo…
lancé los primeros productos y la respuesta fue puro amor y entusiasmo de todxs lxs que los vieron.
Hasta hoy, Nuvoles nunca ha dejado de crecer, venciendo todos mis miedos y superando todas mis mejores expectativas.

¿La mejor parte?
Todos mis fantásticxs clientxs, lxs Nuvolets, que fueron, y siguen siendo, una fuente constante e interminable de inspiración, alegrías y muy a menudo, de cariño 💖.